En el pueblo turístico de Sutivan (isla de Brac, Croacia) la biblioteca popular tiene el nombre de Antonio Rendic Ivanovic, el póeta chileno y humanista nacido en este pueblo. 

Es conocido que en casi un siglo y medio más de dos cientos chilenos de origen croata han sido parte integrante en la literatura chílena. En algunas de sus obras, se puede encontrar los elementos de tradición y cultura croata.

Desde la isla de Brac, emigró mucha gente a Chile. Se puede decir que no hay un pueblo de esta isla que no dió algunas personas muy conocidas en la vida cultural, intelectual, política y económica de Chile. Así en el año 2004-a  la isla llegó el Presidente de Chile Ricardo Lagos Escobar para abrir la placa de piedra agradeciendo a la gente de Brac por el desarollo de su país.

 Un departamento de la biblioteca Antonio Rendic Ivanovic llamado DOS PATRIAS está en proceso de coleccionar las obras de autores chilenos de origen croata, sea en castellano, en otros idiomas y naturalmente en croata. Cada día llegan más y más libros. Nos parece que somos la única biblioteca de este clase en la región. Puede facilitar a los lectores a encontrar lo que les interesan

 Por fin queremos destacar que nos interesan también las obras de los autores de origen croata desde otros países.

(J.Lj.)

Public Library Sutivan

Junto con saludarlo muy cordialmente agradecemos su noble esfuerzo para estrechar los lazos literarios de Chile y Croacia.

Esther Montalvo

Consul of Chile in Zagreb

Me agradaría hacer llegar unos libros para la biblioteca.

Un abrazo desde Santiago y hasta la querida isla de Brac.

Ramón Ivan Díaz Eterovic

Felitaciones por su iniciativa de tener una biblioteca en Sutivan, que reúna la obra de croatas de todo el mundo.

Sonia Buljan Morelli

Antofagasta, Chile

Muchas gracias por compartir esta información.

Para nosotros los Antofagastinos en Chile, el Dr. Antonio Rendices parte maravillosa de nuestra historia.

Marko Buzolic

Antofagasta – CHILE

Con todos los literatos de ascendencia eslava que ubico en Magallanes, comepartiré esta preclara idea sobre
la biblioteca de Sutivan.

Niki Kuscevic